masaje descontracturante de espalda

Todo sobre los masajes descontracturantes

¿Qué es una contractura?

Una contractura es la contracción continuada e involuntaria de un músculo y sus fibras, que provocan dolor y una alteración de su funcionamiento habitual. Esto impide que la sangre llegue a las células musculares y se acumulen toxinas, lo que hace que las terminaciones nerviosas del músculo envíen señales al cerebro, provocando dolor.

Puede aparecer cuando se realiza una actividad física inapropiada en intensidad y función, y pueden aparecer durante la actividad, una vez terminada, o de forma residual tras haber sufrido una lesión grave.

Las contracturas más frecuentes se dan en la zona cervical y la musculatura de la espalda. No se trata de una lesión grave, pero puede ser molesta a la hora de realizar actividades cotidianas, al encontrarse el músculo en constante tensión.

Las contracturas musculares pueden distinguirse según su origen:

Durante el esfuerzo: Mientras realizamos ejercicio físico el cuerpo metaboliza sustancias activas y produce el movimiento, pasando a ser sustancias de desecho o inactivas (metabolitos). Si el esfuerzo es excesivo, por dureza o por falta de entrenamiento, el organismo no depura los metabolitos en el torrente sanguíneo y se produce dolor e inflamación.

Posterior al esfuerzo: A veces ocurre que, después del ejercicio intenso, si el músculo ha sido sometido a gran trabajo, no es capaz de volver al estado de relajación.

Residuales: Cuando hay una lesión grave, la musculatura que la rodea tiende a contraerse como protección. Esto hace que, aunque esté curada la lesión principal, los músculos de alrededor queden contracturados.

hombre con contractura en el cuello
Fuente imagen: https://cuidateplus.marca.com/ejercicio-fisico/2017/10/11/contracturas-musculares-tipos-tratamiento-145764.html

¿Qué es un masaje?

Un masaje consiste en la presión, el frotamiento y la manipulación de la piel, los músculos, los tendones y los ligamentos. El masaje puede variar desde una caricia suave hasta una presión intensa. Para realizarlo se utilizan las manos y los dedos, aunque también se pueden utilizar los antebrazos, codos o pies.

Los masajes contribuyen a aliviar dolencias o curar lesiones, ayudan con ciertas enfermedades y mejoran el bienestar físico, mental y el estado de ánimo en general.

Cada parte del cuerpo se masajea de diferentes maneras: el cráneo debe masajearse con poca fuerza, el masaje facial requiere suavidad y precisión para no hacer daño. Para eliminar el estrés, la mejor opción es masajear la nuca, mientras que el masaje de pies y de manos procura gran sensación de alivio.

El masaje de espalda es el más clásico. Con ello se alivian tensiones, se relajan y se trabajan los músculos contracturados, que tanto dolor y tensión provocan.

¿En qué consiste el masaje descontracturante?

El masaje descontracturante, tal como su nombre lo indica, busca aliviar las contracturas de los músculos y las tensiones excesivas que provocan dolor. Es un tipo de masaje enérgico y profundo, que se aplica en la ubicación de las contracturas. Se utiliza frecuentemente en terapia manual cuando el cuerpo manifiesta el estrés, las malas posturas o el sedentarismo mediante la formación de contracturas musculares. Es importante aclarar que si el dolor limita tu movimiento, debes acudir a un especialista.

Su objetivo principal es disminuir o eliminar el dolor y mejorar con ello la calidad de vida. Para ello, se emplean diferentes técnicas, como amasamiento, presiones deslizadas a lo largo del músculo, presiones estáticas sobre un punto de dolor localizado, movimientos circulares con pulgares o nudillos, etc. Para llevarlo a cabo se pueden emplear cremas para masajes o aceites que facilitarán los movimientos de las manos del terapeuta.

El masaje descontracturante se puede utilizar en todas las zonas musculares del cuerpo, no obstante, las más prevalentes son la espalda, el cuello y los hombros, las nalgas y los muslos, las caderas, la ingle, las piernas y los tobillos.

Los efectos que podemos lograr con un masaje descontracturante son:

  • Ascender la temperatura de la piel y de los tejidos bajo ella, para así incrementar la afluencia de sangre en la zona masajeada y mejorar la nutrición de la piel y de los músculos.
  • Dar una mayor capacidad de recuperación y rendimiento al músculo.
  • Aumentar el tono, la elasticidad y promover una función de contracción sana del músculo para limitar futuras lesiones.
  • Mejorar la resistencia al trabajo y alejar la sensación de cansancio muscular.
  • Acción analgésica reduciendo el dolor de los músculos contraídos.
masaje descontracturante en el cuello
Fuente imagen: https://cbclinic.com/masajes-descontracturantes-barcelona/

Beneficios para la salud

El objetivo del masaje descontracturante es devolver a nuestros músculos a su estado natural, aliviar la tensión que sentimos en la espalda o en el cuello y deshacer los “nudos”, como comúnmente los llamamos, que el estrés o una postura incorrecta han provocado en nuestra musculatura.

Una vez que hemos conseguido reducir el nivel de estrés y de tensión en la espalda o las cervicales, nuestros músculos estarán más relajados, la circulación de la sangre mejorará en las partes afectadas y sentiremos una reducción significativa del dolor. También vamos a notar que el masaje tiene efectos positivos sobre la piel ya que la fricción ayuda a eliminar las células muertas.

Los masajes descontracturantes ayudan a liberar endorfinas, hormonas que actúan como los antidepresivos naturales del organismo y que generan en los seres humanos emociones positivas de bienestar y ayudan a combatir el dolor.

Un masaje descontracturante no sólo alivia el dolor o disuelve la contractura, la cual dependiendo del tiempo que lleve establecida, habrá que tratar con más o menos sesiones, sino que tiene otras repercusiones interesantes en la salud:

  • Activa la circulación sanguínea y de la linfa, eliminando toxinas.
  • Relaja y ayuda a dormir bien, descansando profundamente.
  • Alivia migrañas y dolores de cabeza, tanto las producidas por tensiones cervicales, como por exceso de tóxicos en el cuerpo.
  • Ayuda a evacuar mejor (al menos una vez al día).
  • Mantiene la piel elástica eliminando células muertas y la nutre, usando buenos aceites vegetales.
  • En algunos casos ayuda a liberar emociones, ya que el cuerpo no está separado de nuestros pensamientos ni sentimientos.

Contraindicaciones de los masajes

Existen algunas contraindicaciones importantes que se deben tener en cuenta y por ello, debemos evitar los masajes en los siguientes casos:

  • Cualquier tipo de infección de la piel
  • Heridas abiertas
  • Problemas circulatorios como trombosis
  • Trastornos hemorrágicos
  • Si no han pasado más de 48 horas después de una lesión
  • Durante la inflamación aguda
  • Si el paciente tiene algún tumor en el área que se está masajeando.


Fuente imagen destacada: https://www.consalud.es/estetic/bienestar/beneficios-masajes-relajantes_109433_102.html