tratamiento manual fisioterapia

Técnicas de fisioterapia: definición y clasificación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define en 1958 a la Fisioterapia como:

«El arte y la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico, calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad. Además, la Fisioterapia incluye la ejecución de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de la afectación y fuerza muscular, pruebas para determinar las capacidades funcionales, la amplitud del movimiento articular y medidas de la capacidad vital, así como ayudas diagnósticas para el control de la evolución».

Por su parte, la Confederación Mundial de la Fisioterapia (W.C.P.T.) realiza la siguiente definición, que fue suscrita por la Asociación Española de Fisioterapeutas en 1987:

«La Fisioterapia es el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas que, mediante la aplicación de medios físicos, curan, previenen, recuperan y adaptan a personas afectadas de disfunciones somáticas o a las que se desea mantener en un nivel adecuado de salud».

¿Qué técnicas se emplean en fisioterapia?

Podemos clasificar las técnicas utilizadas en fisioterapia en dos grandes grupos, en función de su naturaleza de aplicación: terapias manuales y terapia mediante agentes físicos.

Terapias manuales

Son las técnicas que no requieren de la utilización de instrumental externo y que se aplican y desarrollan a través del contacto directo con el paciente. Algunas de estas técnicas son la masoterapia (masajes terapéuticos, descontracturantes, drenantes, deportivos, del tejido conjuntivo…), la kinesioterapia, los estiramientos analíticos o el vendaje funcional entre otros.

Masajes

El masaje es una forma de estímulo físico, de preferencia manual, sobre el organismo. Provoca reacciones beneficiosas, reacciones biológicas, metabólicas, psicológicas y sociales.

Existen diferentes tipos de masajes:

  • Masaje circulatorio: está destinado a activar el flujo sanguíneo, favoreciendo la eliminación de toxinas.
  • Masaje deportivo: se lleva a cabo casi exclusivamente sobre los grupos musculares comprometidos en cada deporte o disciplina deportiva para optimizar su tono, flexibilidad y rendimiento.
  • Masaje de drenaje linfático: apunta a estimular el flujo de la linfa mediante técnicas precisas y delicadas.
  • Masaje de relajación o sedativo: tiende a armonizar el sistema nervioso, induciendo, tal como su nombre lo indica, determinado grado de relajación muscular y ayudando al individuo a recuperar o mantener el equilibrio psicofísico.
  • Masaje descontracturante: son las manipulaciones realizadas sobre uno o varios grupos musculares para eliminar las contracturas existentes.

Terapia mediante agentes físicos

Aquellas técnicas cuyas herramientas utilizadas para su ejecución por parte de los fisioterapeutas están directamente relacionadas con agentes físicos y naturales: electroterapia y ultrasonoterapia; termoterapia y crioterapia; hidroterapia; mecanoterapia y presoterapia; y magnetoterapia y fototerapia. A continuación, vemos algunos de estos tratamientos en detalle: EPI, terapia con ventosas y ondas de choque.

La Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI®) es una técnica de fisioterapia invasiva que consiste en la aplicación ecoguiada de una corriente galvánica a través de una aguja de acupuntura que produce un proceso inflamatorio de carácter local permitiendo la fagocitosis y la reparación del tejido blando afectado (tendón, ligamento, músculo, etc.). La corriente eléctrica galvánica y el propio estímulo mecánico de la aguja constituyen agentes físicos propios del campo terapéutico de la fisioterapia.

Esta técnica es muy efectiva para tratar las lesiones de tejidos blandos más comunes:

  • Lesión mioaponeurótica (isquiotibiales, cuádriceps, tríceps sural, aductor, etc.)
  • Diferentes tipos de tendinopatías (tendón de Aquiles, rotuliano, supraespinoso, epicóndilo lateral, etc.)
  • Pubalgia
  • Fascitis plantar
  • Esguince de rodilla y tobillo

El cupping therapy o terapia con ventosas es una técnica cuyo uso se remonta a miles de años atrás. Existe constancia de que las civilizaciones antiguas (Egipto, Grecia), ya usaban esta técnica como herramienta terapéutica.

Las ventosas son unas campanas (de vidrio, bambú o plástico) que aplicamos sobre la piel tras efectuar el vacío. Existen varios tamaños, formas y grosores. En fisioterapia, las más utilizadas son las de plástico, en las cuales se realiza el vacío con una bomba de aspiración a través de una válvula situada en parte superior de la ventosa. También se usan de cristal, en las que el vacío se lleva a cabo introduciendo fuego en la ventosa, mediante un algodón empapado en alcohol y sujeto con unas pinzas.

Algunos de los efectos fisiológicos que tiene la aplicación de ventosas son el aumento de irrigación sanguínea, alivio del dolor, disminución de edemas, aumento del oxígeno y nutrientes de los tejidos, activación del sistema inmunitario, eliminación de toxinas o tratar contracturas y rigidez muscular.

mujer recibiendo tratamiento con ventosas en la espalda
Fuente imagen: https://www.grazia.fr/beaute/forme-minceur/cupping-therapy-quelle-est-cette-methode-bien-etre-plebiscitee-par-les-stars-qui-permet-d-eliminer-les-toxines-et-de-relacher-la-pression-1048619

Las ondas de choque son ondas sonoras de alta velocidad aplicadas a un fluido líquido que las transmite en una sola dirección. Al poner en contacto el cabezal (interponiendo el gel conductivo) con la piel, dicha onda se transmitirá a los tejidos sin perder porcentajes significativos de su energía.

Se suele aplicar en los puntos dolorosos y tejido musculoesquelético en condiciones agudas y crónicas.
Las ondas de choque producen daños tisulares y celulares que desencadenan una respuesta inflamatoria, derivando en una reparación y reconstrucción de los tejidos dañados como respuesta del organismo.

Tienen efecto antiinflamatorio, analgésico, promueve la formación de nuevos vasos sanguíneos, estimula el colágeno, disminuye la tensión muscular y aumenta la actividad de osteocitos, osteoblastos y la formación de tejido óseo.

Fisioterapia ATM

Las técnicas mediante agentes físicos también resultan muy efectivas en la fisioterapia ATM para aliviar las dolencias de esta articulación, que afecta a más de la mitad de la población.

La articulación temporo-mandibular se encuentra en el cráneo y está formada por el hueso temporal y la mandíbula. Tenemos una a cada lado y funcionan a la vez, abriendo y cerrando la boca principalmente.

Son las articulaciones que más trabajan en nuestro cuerpo, ya que intervienen en funciones como: la masticación, la deglución (acción de tragar), la fonación (proceso por el que se produce la voz humana y pronuncian las palabras) y la respiración. También se le atribuye una función postural para mantener el equilibrio.

Un mal funcionamiento entre las diferentes partes de la articulación temporomandibular puede provocar el síndrome de la ATM, que es la alteración disfuncional más frecuente de esta articulación.

mujer con molestias en mandíbula (atm)
Fuente imagen: https://www.clinicasotorra.com/es/blog/bruxismovigila-tratamiento

Una de las principales causas de la disfunción temporamandibular es el bruxismo o apretar de dientes. Se estima que hasta un 40% de la población aprieta o rechina sus dientes durante la noche de manera inconsciente, generalmente debido al estrés. Esto puede provocar la tensión constante entre la articulación y los músculos con los que interfiere.

El tratamiento de la disfunción temporomandibular suele precisar la colaboración de varios especialistas, entre los que destacan dentistas y fisioterapeutas, y suele requerir el uso de férulas de descarga, fisioterapia de la articulación temporomandibular, control de la tensión mandibular o rehabilitación de la oclusión.

Los tratamientos de fisioterapia incluyen:

  • Terapia manual: ejercicios activos y movilizaciones manuales, efectivos en el corto plazo para el aumento de la apertura vertical.
  • Educación postural para reequilibrar la postura y mejorar la posición de reposo de la mandíbula, la cabeza, el cuello, el esternón y los omóplatos.
  • Tratamientos especiales para el dolor como estimulación nerviosa eléctrica transcutánea y calor o frío en las zonas doloridas.
  • Tratamiento con terapias manuales como la relajación muscular mediante la desactivación de puntos gatillo, técnicas miofasciales o masajes en zonas periféricas a la ATM como son cuello y espalda.
  • Procedimientos de autorrelajación.

Fuente imagen destacada: https://blogs.unitec.mx/infografias/en-que-trabajan-los-licenciados-en-fisioterapia/