tratamiento de electrolisis percutanea intratisular

¿Qué es la técnica EPI®: Electrólisis Percutánea Intratisular?

La electrolisis percutánea intratisular es una técnica de fisioterapia invasiva que consiste en la aplicación ecoguiada de una corriente eléctrica galvánica de forma percutánea estimulando directamente el tejido afectado (tendón, músculo, ligamento, etc.). La corriente eléctrica galvánica y el propio estímulo mecánico de la aguja constituyen agentes físicos propios del campo terapéutico de la fisioterapia.

El principio de acción de la técnica es la “electrolisis” descrita por Michael Faraday entre 1833 y 1836, que origina fundamentalmente dos efectos básicos, electroquímico y electrofísico, que son los responsables de la activación inmediata de una respuesta inflamatoria necesaria para la reparación del tejido blando degenerado, y de mecanismos analgésicos endógenos y respuestas vasculares.

El término “percutánea” hace referencia a que la aplicación se realiza a través de la piel, empleando para ello una aguja. La aguja actúa como vía de paso de la corriente eléctrica.

Se define como “intratisular” ya que la corriente eléctrica es dirigida directamente al tejido afectado en el interior del organismo a través de una aplicación local, empleando para ello la ecografía musculoesquelética, lo que garantiza la seguridad y la efectividad de la técnica. La aplicación ecoguiada permite identificar el área diana y dirigir específicamente el estímulo hacía esa zona.

El creador de esta técnica es el fisioterapeuta José Manuel Sánchez Ibáñez, que la desarrolló y publicó inicialmente en su tesis doctoral «Evolución clínica en el tratamiento de la entesopatía rotuliana crónica mediante electro-estimulación percutánea ecodirigida: estudio de una serie de casos en población deportiva» (Facultad de Veterinaria de la Universidad de León, 2013).

maquina aplicadora tecnologia EPI
Fuente imagen: https://www.cerede.es/que-es-la-tecnica-epitecnica-revolucionaria-en-el-tratamiento-de-las-tendinopatias/

¿Qué lesiones o patologías se pueden tratar con EPI®?

La EPI® es una técnica originariamente enfocada para el tratamiento de las tendinosis (tendinitis evolucionadas a la cronicidad), en las cuales los fenómenos inflamatorios han evolucionado a una degeneración del tendón. No obstante, actualmente se está enfocando al tratamiento de una amplia variedad de lesiones en tejidos blandos.

Actualmente, la técnica EPI® se aplica en el tratamiento de tendinopatías, fascitis plantares, bursitis, contracturas musculares, fibrosis musculares, puntos gatillo miofasciales, roturas de fibras, esguinces, atrapamientos nerviosos, entesopatías y periostitis.

Las patologías tratadas más frecuentemente a nivel de pie y tobillo son las tendinopatías aquíleas, fascitis plantares y la patología conocida como tennis-leg (rotura de la porción distal del gemelo interno), si bien también se aplica en lesiones ligamentarias y tendinopatías del tendón tibial posterior y de los tendones peroneos.

Esta técnica ha supuesto una pequeña «revolución» en el campo de la fisioterapia por su efectividad y por la reducción de plazos de recuperación en lesiones y problemas musculoesqueléticos, y por conseguir evitar en muchos la visita al quirófano.

Esta efectividad está documentada con estudios científicos que avalan estos resultados, y el reconocimiento de su eficacia ha llegado ya a nivel internacional.

Protocolo del tratamiento EPI

Para aplicar el tratamiento EPI el fisioterapeuta tiene que seguir un protocolo que permita evaluar al paciente y la zona a tratar, empezando con una ecografía exploratoria que permita ver a tiempo real el estado del paciente.

El protocolo a seguir en la aplicación del tratamiento EPI es el siguiente:

1. Crioterapia: dura entre 10 y 15 minutos y consiste en un chorro de aire frío que crea un efecto analgésico para que la punción sea lo menos dolorosa posible.

2. Ecografía: se valora y localiza la patología en cuestión. Posteriormente, se realiza la punción para poder aplicar EPI, en el que durante 10 minutos se hacen varias punciones de tres segundos cada una.

3. Láser de alta potencia (Laser-K) o UHF durante 10 minutos en la zona que se ha tratado con EPI.

Normalmente se realiza en una sesión semanal de 30 minutos y los tratamientos pueden durar entre 3 a 5 semanas, con un precio que ronda los 40-45 euros. La efectividad del tratamiento, según sus autores, llega a ser del 80-85%, siempre que se aplique de forma ecoguiada y con una correcta indicación.

ecografia durante tratamiento EPI
Fuente imagen: https://www.buenaforma.org/2015/11/26/tendinopatias-que-es-la-epi/

Beneficios de la Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI)

Entre los beneficios de la Electrólisis Percutánea Intratisular ecoguiada encontramos los siguientes:

  • El tratamiento de tendinitis con EPI aporta una mejor información diagnóstica al tener la capacidad de reproducir el dolor del paciente.
  • Las lesiones musculares crónicas tienen en común que sus tejidos se encuentran con un PH más ácido de lo normal. El tratamiento de tendinitis con EPI permite alcalinizar el PH y devolver al tejido muscular o conectivo a su equilibrio previo a la lesión.
  • Ablanda los tejidos, relajándolos y facilitando su tratamiento.
  • La aplicación de la EPI permite formar tejido cicatricial.
  • Permite destruir el tejido fibrótico que se produce con las inflamaciones recurrentes. Se trata de un tejido excesivo, más rígido y desorganizado, que resulta menos funcional. La EPI permite eliminar esta parte del tejido que está mal.
  • El tratamiento de las tendinopatías con EPI irrita los tejidos de forma positiva para crear una nueva respuesta dirigida a reactivar su regeneración natural de manera ordenada. Este proceso se conoce como lisis.
  • Elimina los gérmenes y sanea las zonas afectadas.
  • La técnica EPI para tendinitis es más efectiva que la punción seca con su efecto mecánico. En la EPI o EPM conseguimos un efecto electroquímico y electrofísico de mayor alcance a través de la aplicación de corriente.
  • Se realiza de forma ecoguiada y es mucho más específica que otras técnicas de terapia manual, electroterapia o magnetoterapia; aunque al combinarlas podemos obtener mejores resultados.
  • Acelera los procesos de regeneración en lesiones musculares agudas, facilitando la función de los macrófagos (células del sistema inmunitario que pueden ingerir y destruir bacterias, células dañadas y eritrocitos gastados). Con ello disminuimos el porcentaje de recaídas de este tipo de lesiones.

¿Causa dolor el tratamiento?

La fisioterapia con agujas puede causar alguna molestia, dado que se introduce y se retira repetidamente en el centro del tejido dañado. Además, la corriente galvánica puede ser levemente dolorosa durante unos instantes, pero en unos pocos días desaparecen las molestias y se observan grandes mejoras en los pacientes.

Contraindicaciones del método EPI®

No se debe aplicar esta técnica en pacientes que estén afectados por las siguientes situaciones:

• Pacientes oncológicos o que tengan marcapasos.

• Depresión aguda.

• Sinovitis infecciosa u osteoporosis aguda.

• Linfedemas severos.

• Artopatías infecciosas.

• Fibromialgia.

• Fracturas osteocondrales.

• Psoriasis en placas.

Fuente imagen destacada: https://fisiofine.com/que-es-la-electrolisis-percutanea-intratisular-epi/