masaje drenante en los gemelos

¿Qué es el drenaje linfático manual?

El sistema linfático es uno de los sistemas más importantes del cuerpo, ya que asegura la producción de células defensivas y colabora estrechamente con el sistema circulatorio en el transporte y eliminación de las sustancias de desecho del organismo.

Consta de una serie de órganos (timo, bazo, amígdalas, médula ósea roja) que cumplen una doble función:

  • Depuración, al eliminar del organismo las toxinas y sustancia de desecho
  • Protección, al modular la respuesta del sistema inmunitario frente a bacterias, virus y otras sustancias extrañas que puedan llegar al interior del organismo.

La primera de estas funciones implica evitar la acumulación de líquidos y la absorción de la grasa y las vitaminas solubles desde el aparato digestivo para transportarlas mediante el sistema circulatorio, del que forma parte.

ilustración cuerpo humano sistema linfático
Fuente imagen: https://elpopular.pe/educacion/2021/07/09/sistema-inmunologico-organos-conforman-cuerpo-humano-73038

¿En qué consiste el masaje drenante?

El masaje drenante o drenaje linfático manual es un tipo de masaje, suave y ligero, que se aplica sobre el sistema circulatorio y cuyo objetivo es movilizar los líquidos del organismo para favorecer la eliminación de las sustancias de desecho que se acumulan en el líquido que ocupa el espacio entre las células.

Los 5 pilares en los que se basa el drenaje linfático son:

1. Debe ser un masaje suave, sin resbalar ni friccionar la piel.

2. No se ejerce ningún tipo de fuerza sobre la zona a tratar. Sólo se realiza una ligera presión sobre la zona y siempre debe ir en dirección a los ganglios.

3. Todos los movimientos que se aplican con esta técnica constan de tres fases: fase de contacto, presión y descompresión.

4. Cuando se realiza el drenaje linfático se debe ejecutar siempre con un ritmo lento y armónico.

5. Debe mantenerse una presión determinada media-baja, que medida en unidades de presión correspondería entre 15 y 40 Torr.

Se recomiendan ciclos intensos, inicialmente de 2 a 3 sesiones semanales seguidas de un tratamiento de mantenimiento (2 a 4 al mes); sin embargo, estas indicaciones pueden variar en función de la enfermedad y gravedad de la misma.

Aplicaciones

Una de las principales aplicaciones del drenaje linfático es en la retención de líquidos, aunque en la medicina estética también se utiliza en el tratamiento de la celulitis, los problemas de circulación, las piernas cansadas, los procesos de cicatrización, el acné, los edemas, etc.

Gracias a su acción antiedematosa y analgésica sobre las fibras musculares lisas, el drenaje linfático está especialmente indicado para atenuar el llamado efecto piel de naranja de la celulitis y para tratar edemas postquirúrgicos o cicatrices.

pierna con celulitis y piel de naranja
Fuente imagen: https://www.delriomedestetica.com/celulitis-piel-de-naranja/

En cuanto al efecto sobre las fibras musculares estriadas, este drenaje se propone a los pacientes por su efecto relajante, especialmente en el caso de músculos tensos o hipertónicos. En general, el drenaje linfático aumenta la respuesta del sistema inmunológico, mejorando así la respuesta del sistema de defensa en las zonas tratadas con este masaje.

El drenaje linfático también es un buen tratamiento para la piel, ya que favorece la circulación de la sangre ayudando a que no se formen bolsas y arrugas.

Otra de las aplicaciones más importantes del drenaje linfático se centra en los procesos postoperatorios de intervenciones de cirugía estética, ya que contribuye a acelerar la curación de los tejidos, evita que se produzcan edemas, reduce la inflamación y el dolor y aumenta la calidad de la cicatriz.

En cualquier caso, hay ciertas contraindicaciones y por eso es importante que siempre nos lo aplique un profesional cualificado. Aquellas personas con infecciones agudas, hipotensión arterial, inflamaciones agudas, hipertiroidismo, asma, dermatitis, insuficiencia cardíaca o trombosis, entre otras patologías, podrían tener complicaciones derivadas de este tipo de masaje.

Beneficios

Los beneficios que aporta esta técnica son:

  • Reactiva la circulación linfática y ayuda a eliminar el exceso de líquidos y sustancias de desecho del organismo.
  • Reduce la inflamación derivada de la retención de líquidos, regulando el tono muscular.
  • Contribuye a mejorar las defensas del organismo al favorecer la función de los ganglios linfáticos.
  • Mejora el aspecto de la piel y combate enfermedades y afecciones como la celulitis o el acné.
  • Tiene un efecto analgésico, por lo que también se recomienda en dolores derivados de enfermedades como la fibromialgia.
  • Tiene un efecto relajante en el sistema nervioso, aliviando situaciones de estrés y ansiedad, pero también combatiendo los efectos de patologías como migrañas y vértigo.
  • Mejora la circulación sanguínea (el sistema linfático se complementa con el aparato circulatorio) y ayuda a eliminar problemas derivados de una mala circulación, como las varices.
  • Estimula la función renal.

¿Qué hacer después de un masaje drenante?

Conviene aplicar una serie de cuidados tras un masaje drenante para sacarle el máximo provecho:

Beber abundante agua: para permitir que el organismo elimine toxinas después del masaje, asegúrate mantener una buena hidratación. De lo contrario, la terapia no tendrá el efecto deseado.

Tomar infusiones o preparados naturales diuréticos: para facilitar la eliminación de toxinas y de líquidos retenidos se pueden tomar preparados a base de plantas como la cola de caballo, el cardo mariano, la alcachofa o el higo chumbo.

Practicar actividad física: caminar, nadar, bailar, pilates o el deporte que más te guste.

Mantener una dieta saludable (pobre en azúcares, grasas y alcohol) y un descanso adecuado.

Reducir el consumo de sodio: dado que este mineral causa retención de líquidos y de nada servirán los masajes drenantes si se comen alimentos muy salados o se añade demasiada sal a las comidas.

Diferencias entre Drenaje linfático y el Masaje convencional

Es importante diferenciar correctamente un drenaje linfático de un masaje convencional o común.

El masaje se caracteriza por un aumento del tono muscular. Además, puede llegar a provocar dolor, debido a la presión (de moderadas a fuertes) que se ejerce sobre la zona a tratar. Durante el masaje, se aumenta el riego sanguíneo debido al ritmo fuerte que se ejerce sobre la zona.

Sin embargo, un drenaje linfático es una suave caricia, por lo que el paciente en ningún momento notará o experimentará dolor alguno. Otra diferencia con respecto al masaje convencional es que en el caso del drenaje, no se aplica ningún tipo de crema o aceite.

Fuente imagen principal: https://www.cristinalvarez.com/blog/masajes-esteticos-drenaje-linfatico/