realización de punción seca en la rodilla

Punción seca: qué es, técnicas y beneficios

La punción seca (en inglés: dry needling) es una técnica semi-invasiva que consiste en la introducción de diferentes tipos de agujas en el cuerpo a través de la piel, sin inyección ni extracción de líquidos, es decir, usando tan solo el estímulo mecánico de la aguja y los efectos que esto provoca en el sujeto con el objetivo de tratar o aliviar el dolor muscular, provocado por los Puntos Gatillo, también conocido como el Síndrome del Dolor Miofascial.

¿Qué es el Síndrome de Dolor Miofascial o el Punto Gatillo?

Una de las definiciones más utilizadas es la que considera al Punto Gatillo como un punto de máximo dolor o una «zona hiperirritable localizada en una banda tensa de un músculo esquelético que genera dolor con la compresión, distensión, sobrecarga o contracción del tejido, que generalmente responde con un dolor referido» (Definición de Simons y cols. 1999).

Los puntos gatillo son muy dolorosos, sobre todo cuando se presionan. Pueden dar dolor referido (dolor que aparece en una zona alejada a donde estás presionando el punto gatillo), hipersensibilidad (dolor ante estímulos de baja intensidad), disfunción motora (falta de fuerza, aparición de fatiga prematura y fenómenos como hipersudoración en la zona afectada) y alteración de la sensibilidad en la región afectada.

Durante la punción seca, la aguja influye en la estimulación de las fibras nerviosas, produciendo una maniobra indirecta, que provoca la liberación de las sustancias que inhiben o que impiden la aparición del dolor (endorfinas y similares).

Mapa de puntos gatillo en la espalda
Imagen: Arturo Soria Fisioterapia

Técnicas de punción seca

La punción seca es una técnica que únicamente puede ser aplicada por un fisioterapeuta titulado, colegiado y con una formación de postgrado mínima de 60 horas, tal y como recomienda el colegio profesional de fisioterapeutas de Madrid y el consejo general de fisioterapeutas de España.

Existen dos tipos de técnica:

  • Punción seca superficial: consiste en la introducción de la aguja de acupuntura en la piel y en el tejido celular subcutáneo que recubren el punto gatillo a una profundidad máxima de 1 cm, sin llegar a penetrar en el músculo.
  • Punción seca profunda: consiste en la punción de los puntos gatillo situados en los músculos profundos, por ello las agujas deben introducirse hasta llegar al punto gatillo. El tamaño de la aguja que se va a emplear se determina de acuerdo a la profundidad del músculo en el que se encuentra el punto gatillo.

Dentro de la punción profunda podemos encontrarnos con técnicas que difieren entre sí, sobre todo en el nivel de agresividad. Una vez que la aguja se encuentra dentro del punto gatillo va a ser necesaria su estimulación, que se puede realizar, entre otras maneras; introduciendo y sacando la aguja del punto gatillo o haciéndola girar. Después de la técnica de punción hay que realizar otro tratamiento superficial (como spray frío, movilizaciones, masaje, contracciones del músculo, etc.) con el fin de mejorar la efectividad de la técnica.

¿En qué patologías se suele usar la punción seca?

La punción seca está recomendada para cualquier patología con dolor miofascial, que pueden ser:

  • Cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias.
  • Lesiones musculares cómo las contracturas, elongación muscular, y rotura muscular.
  • Lesiones en músculos profundos
  • Tendinopatías
  • Artrosis, debido a que las articulaciones afectadas pueden desencadenar la activación de puntos gatillo en la musculatura con la que se relaciona, de manera independiente al propio daño intra-articular. No se aconseja en personas muy mayores
  • Lesiones de hombro
  • Dolores musculares
  • Recuperación de lesiones
  • Dolores de cabeza y cráneo.
  • ATM

Beneficios de la punción seca

La punción seca puede acelerar significativamente la recuperación de una dolencia dado que se alcanzan capas tan profundas de la piel que no se alcanzan mediante otras técnicas. Para determinadas patologías, se obtienen resultados más efectivos que con otros tratamientos.

La efectividad es aún más elevada en procesos crónicos. Está comprobado que algunas dolencias con las que se conviven desde hace mucho tiempo, se solucionan con algunas sesiones de punción seca.
Cuando el fisioterapeuta logra identificar los puntos gatillo, es probable que en una sola sesión se noten mejoras notables, considerando también la capacidad de la persona de tolerar el pinchazo. De lo contrario, se necesitará más de una sesión para continuar con la recuperación.

Es habitual que se empleen técnicas complementarias como estiramientos, contracciones voluntarias, y liberación por presión, con el fin de disminuir la tensión muscular.

¿Existen riesgos con la punción seca?

Los riesgos de esta técnica son mínimos. La punción seca genera dolor durante su realización, por lo que puede producir una sensibilización de la zona durante unas 48 horas. Sin embargo, este dolor post-punción va disminuyendo de manera progresiva y termina aliviando el dolor muscular del paciente.
Además, también es posible que se produzca un hematoma local en caso de atravesar un vaso sanguíneo, o la aparición de síntomas neurales cuando se ha contactado con alguna rama nerviosa. Pero en ambas situaciones no se producen mayores consecuencias.

¿Cuáles son sus contraindicaciones?

Hay casos en los que la punción seca está contraindicada o simplemente hay que tener una serie de precauciones y de factores a tener en cuenta en el momento de su aplicación.

Estos casos son:

  • Miedo a las agujas
  • Problemas de la coagulación
  • Zonas con heridas o cicatrices, tatuajes, manchas, lesiones…
  • Alergia a los metales (como el níquel, aunque existen agujas de diversos materiales, habrá que valorarlo y tenerlo en cuenta)
  • En mujeres embarazadas (en zonas próximas a las regiones pélvica y abdominal)

Por existir este tipo de problemas, y por ser una técnica invasiva a la que no todo el mundo está acostumbrado, es necesario que el fisioterapeuta explique bien todo el proceso antes de emplear la técnica, dando al paciente información sobre ventajas, inconvenientes y también sobre otras alternativas de tratamiento. Por ello, aunque no es obligatorio, si es recomendable que el consentimiento informado se realice por escrito.

En definitiva, la punción seca es una técnica que puede molestar en el momento de su aplicación y dejar molestias un par de días (similar a agujetas en la zona); sin embargo, puede ser útil para conseguir alivio bastante rápido de problemas musculares, por lo que es una opción a tener en cuenta, que funciona mejor si se combina con otras técnicas pasivas y activas de tratamiento.