detalle de vertebras cervicales

La columna cervical y sus patologías más comunes

La columna cervical es la parte más alta de la columna vertebral y comienza en la base del cráneo. Está compuesta por un conjunto de siete vértebras, además de ocho pares de nervios cervicales. Cada vértebra cervical se denomina C1, C2, C3, C4, C5, C6 y C7.

La vertebra C1 o Atlas sostiene el cráneo, y se caracteriza por tener una forma de anillo al estar formado por dos arcos óseos muy anchos que forman un agujero en el centro para facilitar el paso de la médula espinal. El Atlas se sitúa por encima del C2 o Axis; llamado así porque sirve de eje de rotación de la cabeza. El Axis posee un gran hueso en la parte superior que se articula con el agujero central del Atlas.

Esta unión permite la gran amplitud de movimiento en rotación hacia derecha o izquierda del cuello.
Las vértebras C2 a C7 están formadas por las mismas zonas. La zona principal es el cuerpo vertebral, de forma rectangular. A este cuerpo se le une posteriormente un arco óseo que tiene dos partes: los pedículos y las láminas.

Las molestias y dolores cervicales son una de las principales consultas médicas que se realizan. Esto es debido a nuestros hábitos cotidianos y de trabajo que tienden a sobrecargar la zona cervical y la unión entre las cervicales y los brazos. Un claro ejemplo de ello son las actividades laborales que requieren largos periodos trabajando con el ordenador que provoca una sobrecarga de la zona.

Habitualmente con mejores hábitos de vida, corrección postural y ejercicio se consigue resolver el dolor. Sin embargo, en ocasiones esto no es suficiente y es importante consultar con un neurocirujano experto en columna para valorar la situación.

PATOLOGÍAS CERVICALES

Algunas de las patologías cervicales más comunes son:

Cervicoartrosis:
La Cervicoartrosis es la artrosis o artropatía degenerativa que afecta a la columna cervical. La artrosis es un trastorno frecuente de una o más articulaciones, que comienza como un deterioro local del cartílago articular y se caracteriza por una degeneración progresiva del cartílago e inflamación secundaria de la membrana sinovial. Es más común en personas de edad avanzada, mayores de 65 años, pero puede aparecer antes. En la mayoría de los casos es indolora, y sólo se descubre en radiografías realizadas en chequeos, o a causa de problemas en el pecho, hombros o cabeza.

Mareos cervicales:
El mareo de origen cervical también llamado “cervicogénico”, se caracteriza por dolor en el cuello acompañándose de trastorno del equilibrio. Los mecanismos desencadenantes de estos síntomas, pueden deberse a una insuficiencia circulatoria a nivel de la columna cervical, alteraciones en los músculos cervicales, tendones o articulaciones.

Las causas más frecuentes son el latigazo cervical en vehículos (flexión – extensión brusca del cuello), la artritis y artrosis cervical, espasmo y rigidez acusada de la musculatura del cuello, hernias cervicales y traumatismos.

Dolor de cervicales y cabeza:
El dolor de cuello o dolor cervical es una patología que empeora y afecta directamente en la calidad de vida del que lo sufre, ya que impide que éste pueda realizar su vida cotidiana de forma normal.

Uno de los síntomas más comunes de este problema es la cefalea, es decir, el dolor de cabeza. Otro de los principales problemas es la continua sensación de mareo que se da a la hora de cambiar de posición que puede ir acompañada de náuseas.

Normalmente, las causas del dolor cervical están originadas en las actividades que las personas llevan a cabo durante su día a día, como estar delante de un ordenador durante horas, dormir en mala postura, girar el cuello de forma brusca mientras se hace deporte, tener mala higiene postural, etc… Otra de las causas comunes es una distensión muscular.

Esguince cervical:
Un esguince cervical es un desagarro en los ligamentos de las vértebras cervicales, provoca dolor que se manifiesta en forma de “latigazo cervical”, producido por una sucesiva flexión y extensión brusca y excesiva del cuello.

La causa más típica y común es un accidente de coche en el que se produce un impacto por detrás, especialmente si resulta inesperado, de manera que la musculatura está relajada y no frena ni limita el rango de movimiento.

Otras patologías cervicales pueden ser:

  • Hernias discales: cuando una parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce un intenso dolor;
  • Pinzamientos radiculares: si el cartílago que separa y protege dos vértebras cervicales contiguas se desgasta o se aplasta, la distancia entre estas vértebras disminuye. Puede llegar a darse el caso de que comprima los nervios radiculares que emergen de la médula espinal, en cuyo caso hablamos de pinzamientos.
  • Distensión postural cervical: dolores ocasionados por pasar muchas horas al día mirando hacia abajo o con la cabeza adelantada con respecto al tronco.

¿Qué especialista trata el dolor cervical?

En primer lugar, de cara al diagnóstico y primer tratamiento del problema, el Reumatólogo o el Traumatólogo serán los encargados de diagnosticar el problema.

Posteriormente, y a la hora de tratar el problema, existen diversos especialistas que pueden realizar una buena labor con la enfermedad, como por ejemplo el especialista en Unidad del Dolor, así como especialistas en Osteopatía, Acupuntura o Fisioterapia.

Ejercicios cervicales

Adquirir el hábito de incluir un programa de ejercicios cervicales en nuestro día a día, nos ayudará no sólo a prevenir la aparición de posibles síntomas, sino también a disminuirlos cuando ya se han producido.

La combinación de estos ejercicios con un tratamiento de fisioterapia personalizado es la estrategia perfecta para combatir el tan molesto dolor cervical.

Fuente: https://www.sabervivirtv.com/traumatologia/cinco-ejercicios-eficaces-aliviar-dolor-cervicales_1028

Los ejercicios para estirar y fortalecer el cuello te ayudarán a evitar el dolor cervical, un mal común en nuestra sociedad debido a las malas posturas, el sedentarismo y las tensiones.

Para prevenir el dolor es importante adoptar una buena higiene postural y unos hábitos de vida sanos, por ejemplo, descansar lo suficiente, comer bien y realizar ejercicio físico.

Este es esencial para fortalecer toda la musculatura y evitar que aparezcan contracturas y dolor. Los ejercicios que encontrarás aquí son otra manera sencilla para aliviar el dolor de las cervicales y fortalecer la zona.

Fuente imagen destacada: https://www.albertoalbert.com/tratamiento/tratamiento-integral-del-dolor-de-columna-vertebral-cervical-y-lumbar