hombre recibiendo tratamiento atm

Fisioterapia ATM: qué es y cómo funciona

La articulación temporomandibular (ATM) es la articulación que está formada por la parte superior de la mandíbula y el hueso temporal del cráneo. Este hueso actúa como una bisagra deslizante y tenemos una a cada lado de la cabeza. En algunos casos, puede presentar problemas a causa de la complejidad de los movimientos que realiza.

Realiza tres tipos de movimiento: hacia arriba y hacia abajo, hacia delante y hacia atrás, y hacia ambos lados, e interviene en funciones tan importantes como masticar, abrir y cerrar la boca, hablar, gesticular, etc.

En la ATM, que está constituida por ligamentos, músculos, irrigación vascular y nerviosa, se pueden distinguir dos partes principales:

  • Parte articular del hueso temporal y parte superior del disco
  • Parte inferior del disco y el cóndilo de la mandíbula

explicacion articulacion
Fuente imagen: Imagen articulación: https://www.msdmanuals.com/es/professional/multimedia/figure/articulaci%C3%B3n-temporomandibular

¿Por qué se produce el trastorno de la ATM?

La articulación temporomandibular conecta la mandíbula con la parte lateral de la cabeza y guía su movimiento. Forma parte del conjunto de estructuras masticatorias, junto con los maxilares, los músculos y el paquete vasculonervioso.

Las disfunciones derivan de la alteración de cualquiera de estos elementos, creando un desequilibrio que provoca una readaptación negativa del resto del conjunto, y que desemboca en un amplio abanico sintomático.

Según datos, un alto porcentaje de la población puede padecer este tipo de alteración en cualquier momento de su vida, aunque se produce con mayor asiduidad en mujeres de entre 20 y 40 años.

El dolor o bloqueo de mandíbula, la sensibilidad facial, las cefaleas o el dolor de oído son algunos de los síntomas de las disfunciones de la ATM, un trastorno nada inusual actualmente.

Entre los desencadenantes más comunes encontramos: predisposición genética, asimetría en la estructura craneal cuadros de estés, ansiedad o depresión o bruxismo, que consiste en apretar mucho los dientes en situaciones de nervios o estrés pudiendo afectar a la estructura de los dientes y al cierre de nuestra mandíbula. También, aunque con menor asiduidad, una mala higiene postural puede desencadenar en complicaciones musculares influyentes, traumatismos o deformidades.

Síntomas más comunes

  • Dolor en la mandíbula y zonas colindantes incluso en estado de relajación. Este mismo dolor también se manifiesta cuando se ejercita la atm impidiendo su apertura completa.
  • Notar pequeños calambres al abrir y cerrar la boca.
  • Las piezas dentales no se alinean correctamente y aparecen deformaciones en la mordida.
  • Por la mañana es más visible la dificultad para articular correctamente y suele estar acompañada de cefalea tensional y engarrotamiento en hombros y trapecios por la tensión acumulada durante la noche.
  • La musculatura facial presenta dolor y tensión en la zona próxima a la atm.
  • Los pacientes rechinan los dientes de manera inconsciente durante el día y la noche.
  • A nivel odontológico, las lesiones de la atm se manifiestan por un desgaste dental, una mayor sensibilidad en las encías y por grietas en el esmalte dental.
  • Los mareos también son un síntoma muy típico de la existencia de algún problema en la articulación temporo-mandibular debido a que la mandíbula está conectada con el oído y la presión ejercida sobre esta se transmite a todas las partes que conforman la articulación.
mujer con dolor de mandibula por bruxismo
Fuente imagen: Imagen Dolor mandibula: https://clinicadentalnunogil.com/blog/consecuencias-bruxismo-para-tu-salud-bucodental/

Tratamiento para las patologías de ATM

El dolor condiciona la calidad de vida del paciente y genera un círculo de estrés que a su vez dificulta la recuperación y que debe evitarse.

Para corregir los trastornos de la articulación temporomandibular, existen una serie de tratamientos como terapias combinadas (fisioterapia, acupuntura, psicología, osteopatía…), así como medicamentos analgésicos y antiinflamatorios. La cirugía siempre suele ser el último recurso, ya que se utiliza en caso de que el tratamiento conservador no haya resultado exitoso, pero algunas personas que sufren trastornos de la ATM se pueden beneficiar de los tratamientos quirúrgicos.

Los pacientes con alguna alteración dentaria, necesitarán ser valorados también por un profesional de la odontología. En algunos casos, como aquellos pacientes que padecen un bruxismo permanente, necesitarán de una terapia multidisciplinar que incluya fisioterapia, odontología y psicología, ya que este tipo de casos pueden desencadenar episodios de estrés o ansiedad, o bien ser el origen del mismo.

A través del odontólogo, el paciente puede comenzar a utilizar férulas dentales o férulas de descarga, estructuras blandas adaptadas a la mandíbula de cada usuario y que le permite descargar la articulación durante la noche y así evitar apretar o rechinar los dientes.

Fisioterapia ATM

Los objetivos principales del tratamiento con fisioterapia en esta patología son:

  • Restaurar la función y la movilidad de la ATM y columna cervical
  • Lograr arcos de movilidad articular adecuados y completos en la ATM de (apertura-cierre, lateralidades, protrusión-retrusión)
  • Mejorar la relación cóndilo-discal
  • Mejorar la simetría en el movimiento
  • Mejorar el tono muscular
  • Mejorar la alineación corporal y reeducar al paciente en una correcta higiene postural

La fisioterapia cuenta con varias opciones para afrontar la disfunción de la ATM. Una de ellas es la terapia manual, un método eficaz a corto plazo en alteraciones con desplazamiento agudo de disco o artritis. En este procedimiento, el paciente tiene un papel activo, ya que suele acompañarse de ejercicios para realizar en casa. Otros tratamientos que ofrece la fisioterapia son el ultrasonido, el calor húmedo, la masoterapia, la crioterapia o la punción seca.

El fisioterapeuta puede recurrir también a técnicas de electroestimulación nerviosa transcutánea (TENS), cinesiterapia, técnicas de facilitación neuromuscular propioceptiva o la utilización de láser que permite la regeneración tisular y posee acción analgésica, antiinfecciosa, antiedematosa y antiinflamatoria. Es importante, al mismo tiempo, incluirse técnicas de relajación que den apoyo al tratamiento.

Por otra parte, es imprescindible corregir y reeducar al paciente en cuanto a su higiene postural, ya que este hecho, que pasamos inadvertido, puede originar el sobreesfuerzo de la musculatura de la articulación, con sus consecuentes complicaciones.

Otras recomendaciones relacionadas con la higiene postural son evitar las aperturas muy amplias de la boca, movimientos dolorosos, evitar hábitos no saludables como fumar, apretar los dientes, masticar chicle de forma excesiva o morderse las uñas. Mantener una higiene dental y bucal adecuada, masticar por los dos lados de la boca, realizar ejercicios de relajación muscular y evitar posiciones incorrectas del cuello y cabeza son otras recomendaciones para mejorar las patologías de la atm.

Fuente imagen principal: https://www.homefisio.cat/fr/fisioterapia-atm-en-tarragona/