qué es la fascitis plantar

Fascitis plantar: síntomas, tratamiento y ejercicios

La fascitis plantar es una patología inflamatoria que se extiende por debajo del arco del pie, desde la zona del talón hasta la zona inferior de los dedos, conocida como fascia plantar.

Esta dolencia que provoca inflamación, dolor en la planta del pie y sensaciones muy molestas en los talones, sucede cuando se desgastan los tejidos fibrosos de la fascia plantar, habitualmente en su inserción en el talón, cuya función es canalizar la energía que empleamos al caminar y regular la flexión de los dedos de los pies.

Entre las causas de la fascitis plantar podemos encontrar:
• Alteración del arco plantar (pie plano o cavo)
• Tendón de Aquiles acortado
• Pronación excesiva
• Flexión dorsal del tobillo limitada o musculatura del pie débil
• Falta de forma física
• Correr por superficies demasiado duras
• Estiramientos inadecuados o ausencia de los mismos
• Utilizar zapatillas inadecuados
• Sobrepeso
• Sedentarismo

Síntomas de la fascitis plantar

El síntoma principal de esta lesión es el dolor que se produce en la zona interna del talón, la parte en la que se inserta la fascia plantar, y que suele manifestarse más intensamente por las mañanas debido a la rigidez matutina de la fascia que por la noche se acorta.

El dolor suele ir acompañado de hinchazón leve, enrojecimiento y sensibilidad en la parte inferior del talón.

En el caso de los deportistas, el dolor solo aparecerá por la mañana y tras la práctica de la actividad deportiva por lo que, en general, podrá seguir realizando la actividad.

Tratamiento de la Fascitis Plantar

Es importante que, ante sospecha de padecer fascitis plantar, un traumatólogo especialista en pie realice una valoración adecuada, con un estudio previo de la biomecánica y de la pisada.

Existen una gran variedad de tratamientos para la fascitis. En una primera fase, el profesional puede recomendar para aliviar el dolor:
• Ejercicios de estiramiento
• Reposo relativo
• Antiinflamatorios no esteroides
• Masaje con botella de agua congelada cubierta con un paño para evitar quemaduras térmicas
• Férulas nocturnas
• Pérdida de peso, en caso de que la fascitis esté relacionada con sobrepeso.

Si en 6 -8 semanas no mejorase la fascitis plantar mediante medidas conservadoras, podremos incluir:
• Ondas de choque
• Rehabilitación
• Masaje profundo
• Infiltraciones
• Iontoforesis: proceso por el cual se hace pasar una corriente eléctrica débil a través de la piel.
• Tratamiento quirúrgico: no es la opción más común, generalmente se practicará cuando el dolor sea severo y otros tratamientos han fallado. Dicha cirugía puede realizarse como un procedimiento abierto o a través de una pequeña incisión.

Medidas de prevención

  • Usar un calzado adecuado a la actividad a desarrollar (deportiva, laboral…) evitando que sea totalmente plano o de suela poco flexible, debe ser cómodo, ofrecer un apoyo adecuado para el arco del pie y una buena amortiguación para los impactos.
  • Realizar habitualmente estiramientos preventivos de la musculatura de la pantorrilla, tendón de Aquiles y fascia plantar como los indicados más adelante.
  • Corregir el sobrepeso u obesidad si la hubiera.
  • En el ámbito deportivo, además del calzado adecuado, calentamiento muscular y estiramientos previos, elegir circuitos de entrenamiento con terreno blando de tierra o césped, con estiramientos también al final de la actividad deportiva.

Ejercicios de estiramiento para la fascitis plantar

Cuando se combinan con otras medidas como descansar, evitar actividades que empeoran el dolor en el talón, usar plantillas, aplicarse hielo o tomar analgésicos para el dolor, los ejercicios para la fascitis plantar suelen lograr aliviar el dolor en el talón.

A continuación, encontrarás algunos ejercicios simples de realizar en casa, sin ayuda de personal sanitario experto.

Rollo de toalla

  1. Estando sentado, colocar el pie sobre una toalla en el suelo y enrollar y desenrollar la toalla con los dedos de los pies.
  2. Para dificultar más el ejercicio, podemos colocar un objeto con más peso en el otro extremo de la toalla.

Ejercicio de estiramiento con toalla

  1. Enrollar una toalla y colocarla debajo de la zona metatarsiana del pie, sosteniéndola por ambos extremos.
  2. Tirar suavemente de la toalla hacia ti, manteniendo la rodilla estirada.
  3. Sostener esta posición de 15 a 30 segundos.
  4. Repetir de 2 a 4 veces.

Estiramiento del dedo del pie

  1. Sentados en una silla, extender la pierna afectada de modo que el talón esté posado en el suelo.
  2. Tirar del dedo gordo del pie hacia arriba y hacia el tobillo, alejándose del suelo.
  3. Mantener la posición por al menos 15 a 30 segundos.
  4. Repetir el estiramiento entre 2 y 4 veces por sesión, varias veces al día.

Estiramiento: Fascia plantar y pantorrilla

Estirar la fascia plantar y los músculos de la pantorrilla puede aumentar la flexibilidad y reducir el dolor en los talones. Podemos hacer este ejercicio varias veces cada día, y antes y después de hacer actividad.

  1. Subimos a un escalón y nos sujetamos de la barandilla.
  2. Bajar los talones lentamente desde el borde del escalón al mismo tiempo que relajamos los músculos de la pantorrilla. Deberíamos sentir un estiramiento suave en la planta del pie y en la parte de atrás de la pierna hasta la rodilla.
  3. Mantener el estiramiento alrededor de 15 a 30 segundos, luego tensamos un poco el músculo de la pantorrilla para volver a subir el talón al nivel del escalón.

Estiramiento contra la pared
Con este ejercicio se estiran los músculos traseros de la parte inferior de la pierna (la pantorrilla) y el tendón de Aquiles. Repetir este ejercicio 3 o 4 veces al día, 5 días a la semana.

  1. Nos ponemos de pie frente a una pared, con las manos apoyadas en la pared a la altura de los ojos. Poner la pierna que vayamos a estirar un paso atrás de la otra.
  2. Manteniendo ese talón en el suelo, flexionar la rodilla de la pierna que está delante hasta sentir el estiramiento en la pierna de atrás.
  3. Sostener el estiramiento de 15 a 30 segundos. Repetir de 2 a 4 veces.

Repetimos el ejercicio con la rodilla de atrás un poco flexionada, todavía manteniendo el talón en el suelo. Esto estirará una parte diferente de los músculos de la pantorrilla.